¿QUÉ DIFERENCIAS HAY ENTRE LA MORFO-PSICOLOGÍA, LA FISONOMÍA Y LA FRENOLOGÍA?

MORFOPSICOLOGÍA

La Morfopsicología, la Fisonomía y la Frenología son disciplinas que exploran la relación entre la apariencia física y la personalidad humana. Sin embargo, cada una de ellas se distingue por sus enfoques y métodos de estudio. Vamos a desentrañar las diferencias clave entre estas tres disciplinas para comprender mejor su evolución a lo largo del tiempo.

Fisonomía.

El nacimiento oficial de la fisonomía se remonta a 1772, cuando Johan Kaspar Lavater publicó un libro que recopilaba observaciones sobre la relación entre el rostro y la personalidad. La fisonomía se centraba en identificar rasgos faciales específicos y relacionarlos con rasgos de carácter. Sin embargo, su limitación fundamental radicaba en que no consideraba la interacción entre los diferentes elementos faciales, lo que a menudo llevaba a conclusiones simplistas y caricaturescas, como asociar labios finos con crueldad o una frente grande con inteligencia.

Frenología.

La frenología surgió poco después, propuesta por Franz Joseph Gall, otro fisonomista. Esta teoría se basaba en el estudio de la forma del cráneo para determinar los rasgos de carácter y personalidad. Sin embargo, la frenología perdió credibilidad con el tiempo y hoy en día carece de aceptación científica.

La Morfopsicología.

La Morfopsicología se estableció oficialmente en 1937 con el Dr. Corman. Su enfoque fundamentalmente se diferencia de la fisonomía y la frenología en que no se limita a analizar partes aisladas del rostro, sino que busca una síntesis del conjunto. En otras palabras, considera que el todo es mayor que la suma de las partes. Mientras que la fisonomía se centra en partes específicas del rostro, la Morfopsicología examina la “geología” facial, identificando la presencia y la combinación de los cuatro movimientos biológicos que dan forma al rostro. Esta técnica proporciona un acceso a la psicología profunda, revelando las fuerzas vitales que subyacen en la formación del carácter.

Es importante destacar que, en la actualidad, la Morfopsicología está experimentando un renovado interés, similar al que experimentó la grafología hace dos décadas. Sin embargo, se debe tener precaución, ya que han surgido numerosos libros que se autodenominan “Morfopsicología”, pero no siguen la metodología científica, global y dinámica que caracteriza a esta ciencia. En realidad, estos libros son más bien obras de “fisonomistas” que hacen listas de rasgos faciales aislados y atribuyen rasgos de carácter de manera indiscriminada a todas las personas que comparten una característica facial específica.

En resumen, la Morfopsicología se destaca como una disciplina que se centra en la síntesis del conjunto facial y utiliza una metodología científica para identificar las fuerzas vitales que dan forma al carácter, marcando una evolución significativa en comparación con la fisonomía y la frenología, que se enfocaban en aspectos más aislados y simplistas de la apariencia física.

La Morfo-Psicología nos enseña a ¡COMPRENDER SIN JUZGAR!